Skip to main content

Nuestro Departamento de Derecho Laboral ha asesorado exitosamente a nuestro cliente en la externalización de la producción de su empresa y en la amortización de los puestos de trabajo vinculados a la fabricación.

Para nuestro cliente era una necesidad dejar de fabricar por sus propios medios (fabricación más costosa y lenta) y externalizarla con el objetivo de ser más competitivo y poder mantener el precio de sus productos para sus clientes.

Desde el Despacho, le asesoramos en el diseño y ejecución de toda la operación desde la perspectiva mercantil y, sobretodo, laboral en previsión de la necesaria amortización de los puestos de trabajo existentes en la empresa vinculados a la Producción.

El reto no era sencillo porque debían amortizarse un número considerable de puestos de trabajo, incluidos trabajadores que ostentaban la condición de representantes de los trabajadores y que venían de periodos de incapacidad de larga duración.

A tal fin, se comprobó:

1. Que no era necesaria la tramitación de un expediente de despido colectivo por el número de trabajadores afectados, de acuerdo con el número de trabajadores totales de la empresa

2. Se documentó escrupulosamente la justificación de la decisión de la externalización de la fabricación desde un punto de vista organizativo y productivo

3. Se procedió a los despidos objetivos por las causas alegadas, haciendo entrega simultánea de la indemnización de 20 días por año trabajado y dando cuenta al representante de los trabajadores del despido.

4. Se respetó la garantía de reserva del puesto de trabajo de aquellos trabajadores que ostentaban la condición de represenantes de los trabajadores, que fueron despedidos en último lugar.

El asesoramiento del Despacho ha sido todo un éxito:

  • pues todos los afectados por la medida consultaron con sus asesores jurídicos y ninguno de ellos, a excepción de uno, impugnó su despido ante la Jurisdicción Social.
  • Ahora, casi un año después, el Juzgado de lo Social que conocía del asunto confirma que el despido objetivo por circunstancias organizativas y productivas del trabajador demandante (representante legal de los trabajadores y que se encontraba en un periodo de baja de larga duración) es absolutamente conforme a Derecho y declara el DESPIDO PROCEDENTE.

Tenéis disponible aquí abajo el texto de la Sentencia del Juzgado de lo Social, que todavía es susceptible de recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia competente.